Publicado: 29 de Octubre de 2018

Detrás del espejo había una ventana, y en el techo hay un recorte por el que baja la luz de una antigua chimenea de ventilación. La luz y la intimidad son esenciales en este baño de la reforma de la calle Muntaner en Barcelona.

Al realizar los derribos del falso techo antiguo descubrimos que había una antigua chimenea que se había tapado con el falso techo. La ventana, que daba a un patio interior, estaba enfrentada a la ventana del vecino al otro lado, lo cual generaba una situación de invasión de intimidad.

Para cumplir con la intención de construir un baño íntimo y luminoso, resolvimos la luz natural con un lucernario. Un espejo grande (para darle más amplitud al baño) tapa la ventana, pero deja un espacio tras de si por el que aprovechar la luz: debajo del espejo hay una repisa donde dejar cosas y por la que sale la luz de la ventana.